LARGA TRADICIÓN EN NUESTROS PROCESOS

 
 LA EXPLOTACIÓN EN FINCA PASCUALETE 

En el término municipal de Santa Marta de Magasca y desde hace más de 8 siglos, equidistante entre Trujillo y Cáceres, se encuentra la Finca Pascualete que da nombre a nuestro proyecto. Sus orígenes se remontan al principios del siglo XIII: llegó a la familia como dádiva real por las heroicas acciones de Fernán Ruiz de Altamirano en la batalla por la Reconquista de la ciudad de Trujillo.

 

Los 8 siglos de historia que contemplan la finca no pueden desligarse de la tradición pastoril de la dehesa cacereña. Los conocimientos trasmitidos de generación en generación de pastores que han vivido en la finca nos hacen depositarios de un saber ancestral, tanto del pastoreo como del cuidado de la tierra. Los mismos siglos que llevamos fabricando quesos de forma totalmente casera y artesanal en nuestras chozas.

 

A día de hoy y siguiendo un manejo tradicional de nuestra cabaña ganadera contamos con más de 2.000 cabezas de ganado de las cuales diariamente obtenemos la leche para elaborar nuestros quesos. Con el fin de conseguir la leche de la mejor calidad posible, nuestro esfuerzos se centran en el bienestar animal donde cada una de nuestras ovejas dispone de más de una hectárea de territorio para alimentarse de las finas hierbas y ricos pastos que da nuestra tierra.

 

Contamos con un equipo humano formado por profesionales veterinarios y pastores herederos de una larga tradición, especializados en el manejo del ganado y los recursos naturales. Llevan a cabo su labor en una de las instalaciones ganaderas más modernas de Extremadura, con una sala de ordeño informatizada.

 

La alimentación de nuestras ovejas está formada por los cereales y los forrajes que cosechamos en la misma finca.